Chuchi Crespo

Chuchi Crespo

Batería

Nace en Torrelavega (Cantabria) en el seno de una familia de tradición musical. A muy temprana edad empieza a sentirse atraído por la música y en especial por la batería, comenzando así a los 13 años de edad, a probar de forma autodidacta. Tiempo más tarde, ingresa en el Conservatorio de Música de Santander Ataulfo Argenta, realizando estudios de percusión clásica y solfeo y  con 16 años, empieza a recibir clases magistrales del gran batería Carlos Carli. A su vez, ingresa en la orquesta de su padre (saxofonista, clarinetista y flautista) y  de esta manera, se incorpora al trabajo profesional como baterista. Trabaja con grupos locales de jazz, folk, rock, flamenco, pop… tales como Amaltea, grupo cántabro de nuevas músicas, con el que graba el disco “Lugares, seres y estares”.  También lo hace, en los estudios Ibioson de Santander con el grupo de folk Vallobera, entre otros. En el año 2000, fija su residencia en Madrid. Trabaja en multitudes colaboraciones, con un elenco de artistas de todos los estilos, como Greta y los Garbo, Los Pecos, Los Chichos, Olé Olé, Er Peche, Hechos contra el decoro, Raphael, Teresa Rabal, Amistades Peligrosas, Cristina del valle, Los Caños, La Loca Maria, Nacha Pop (con los que actualmente sigue trabajando), Tonino Carotone, Angélica Leiva (La voz) y un largo etcétera. Su actividad en estudios de grabación ha sido diversa, trabajando con artistas como Luís Rodrigo (hijo de Teresa Rabal), La Loca María, Antonio Vega, Hechos contra el decoro… También ha participado en la grabación de jingles para televisión. Ha girado con diferentes orquestas, tales como Hollywood y Grupo Bangkok. Es endoser de platos Turkish y baterías California, con las que ha realizado distintas demos. Ha realizado diversas masterclass con profesionales como Batria, Salvador Niebla, Kenny Aronoff, Gregg Bissonette o Ángel Crespo. Resaltar también el tiempo dedicado a la docencia, la escuela Pepe Sánchez Percusión (batería y compositor) y la Escuela de Música Creativa de madrid han sido algunas de sus implicaciones como profesor de batería. Mencionar su permanente contacto con el mundo del jazz.  Multitud de proyectos paralelos en los que ha participado y su constante autoaprendizaje, lo convierten en un maestro de este género. Un músico con más de 20 años de formación y experiencia, en todos los géneros y estilos. Un músico creativo, profesional y carismático.